ASTROMUNDIAL 2.0

DE 1963 A 1969

Con Urano y Plutón coincidiendo ambos en el signo de Virgo, durante los años sesenta, surge el interés por cuestiones típicas de este signo. Como son el culto al cuerpo y la salud, el valorar la importancia del ejercicio y de la alimentación. O el tomar conciencia de que tan solo tenemos un planeta, de lo necesario que es hoy en día cuidar la naturaleza y el medio ambiente.

A un nivel, digamos, más personal, la relevancia de Virgo ha podido significar que esta generación se enfrente a algún tipo de dificultad para poner en orden su mente (Virgo), sus pensamientos. Esto puede deberse a que se ha dado algún tipo de tensión entre sus planes y la realidad. Por tanto, en algún momento ha podido existir la necesidad de parar, de recapacitar, y de volver a empezar de cero, con bases más estables de futuro. Momento que situaría alrededor de la famosa crisis de los cuarenta.

Pero antes, probablemente, para no llegar a ese extremo de tener que empezar de cero, se suelen poner paños calientes, por decirlo así. Es decir, sin llegar nunca a soluciones definitivas, se buscan atajos, formas de seguir adelante, de escapar, de salir del apuro. Esto te puede crear una sensación como de huida en tu interior. Y un nerviosismo mental que se vive un tanto en secreto. De forma callada, oculta, en silencio.

Lo cual, sumado a la presencia de Neptuno en el signo de Escorpio, puede favorecer sensaciones internas de vivir envuelto en secretos, de engaños, malentendidos, de situaciones poco claras, oscuras. El lado positivo, es que esto puede endurecerte a nivel interior, a nivel mental. Pero siempre te puede quedar pendiente algo muy importante para Virgo. Como sería una aclaración, una explicación, una lógica a la que agarrarte. Por lo que puede que te intereses por el mundo del misterio, como podría ser mediante la astrología. El lado más peligroso es si tu equilibrio lo buscas a través de cuestiones que te permitan evadirte de forma artificial de la realidad. Si se trata de esto último, lógicamente, acentuarás más tus inseguridades.

En definitiva, es posible que tu apariencia externa sea una cosa, y tu realidad otra muy distinta. Tu trampa podría ser que por temer vivir tu realidad, vives tu irrealidad. Y vivir una irrealidad, créeme, siempre es algo desaconsejable.

Tu otra asignatura pendiente es el dominio, la seguridad y las cuestiones de sexo. Así que puedes llegar a tener la sensación de tropezar siempre con personas un tanto difíciles, complicadas y problemáticas. Tus falsas expectativas, tus ilusiones (Neptuno) en el mundo del deseo (Escorpio), podrían ser la base de tus decepciones.

Los años marcados en tu vida por cambios, al margen de afectarte, digamos psicológicamente, sobre los 9-10-11 años, los tienes marcados a tus 20-21. A esa edad, a los 20-21, interpreto que tuviste que afrontar una etapa como de huida hacia adelante, de cambios precipitados, de rupturas, y de sentirte un tanto mal por todo ello. En unos casos sería por problemas en el amor, en otros en el trabajo, con los estudios, las amistades, la familia, etc. O quizás simplemente en tu interior. Dependerá de las particularidades de cada carta natal. La cuestión es que, como suele decirse coloquialmente, cuando nos dan palos es cuando nos espabilamos.

Otro momento de recibir palos lo situaría a tus 34-35 años. Momento en el que interpreto que te toca vivir de nuevo problemas de cambios. Pero diría que además como de amor propio y de orgullo. Incluso puede que en relación con cuestiones legales, de bienes, de patrimonio, de justicia, de papeles, de contratos, etc. Es a partir de tus 43-44 años cuando podría empezar a darse un mayor grado de estabilidad y de equilibrio. Estabilidad y equilibrio que situaría, sobre todo, a partir de los 50 años de edad.


PROFUNDIZA
APRENDE
MOTÍVAME

www.000webhost.com