ASTROMUNDIAL 2.0

OBAMA, ¿QUÉ DIRÁ LA HISTORIA?

Publicado en web el 12 de diciembre del 2010

Antes de nada, quiero agradecer a todas las personas que me han escrito, desde facebook y a través del correo electrónico, animándome para que siga escribiendo. Sinceramente, gracias por vuestro interés.

Ciertamente creo interesante hacer un análisis de lo que pronostiqué para el año 2010, en comparación con lo que ha sucedido finalmente. Pero no con el ánimo de sacar pecho, ni de presumir con mis aciertos. Más bien para valorar si tiene sentido el que siga escribiendo nuevos pronósticos. Y creo que lo tiene, a pesar de que cometí un importante error. Pero antes, recordaré brevemente mis avales.

Hice especial hincapié en la posibilidad de volcanes. Algunos dirán, mejor dicho, me han dicho, que volcanes hay todos los años. Sin embargo, sinceramente, no recuerdo ningún año en el que se hablara tanto de volcanes. Y creo que no resulta necesario extenderme más, y recordar lo que sucedió en este sentido.

Hice tambièn especial hincapié en señalar el otoño, sobre todo el mes de octubre, como el momento más problemático del año 2010. Otros astrólogos apostaron por el mes de agosto. Y creo que se puede decir que la realidad me acabo dando la razón. No recuerdo que sucediese ninguna situación especialmente problemática durante el pasado mes de agosto, ni en sus alrededores. En cambio de octubre y sus alrededores recuerdo varias cosas, la lista es extensa, y seguramente me olvidaré de algún acontecimiento: el nuevo “Mayo del 68” en Francia, con las protestas de sindicatos y estudiantes; el volcán Merapi en Indonesia; los dramáticos acontecimientos en el Aaiún; las manifestaciones, también de estudiantes, en el Reino Unido; las dificultades económicas de Irlanda y Portugal, que amenazan la estabilidad del euro; Wikileaks revelando secretos de estado, y poniendo así en jaque al gobierno de los Estados Unidos; el brote de cólera en Haití, que amenaza con extenderse; el cambio en el liderazgo del Partido Comunista Chino; etc.

Es verdad que no hubo una guerra mundial, ni los cielos se abrieron en dos mitades, ni aparecieron en el horizonte los cuatro caballos del apocalipsis, como esperaban algunos de los que esperaban un agosto problemático. Pero eso también lo dije, y me reitero: NO HABRÁ GUERRA MUNDIAL EN TODA LA DÉCADA. Porque después del 2012, los mismos de siempre, nos hablarán del 2014 y del 2020... pues tampoco.

Siguiendo con lo que dije, pronostiqué problemas fronterizos entre las dos Coreas, y tampoco creo que sea necesario extenderse demasiado explicando lo que sucedió. Pronostiqué la posibilidad de cambios importantes en China entre el 2010 y el 2013, y justamente en octubre, como ya he señalado, el Partido Comunista Chino eligió a su nuevo líder, que sucederá al actual Presidente.

Hablé también de una profundización en la crisis económica. Si bien es cierto que pensé más en nuevos cracks bursátiles, antes que en países en quiebra rescatados por el FMI, como es el caso de Grecia, y el de Irlanda. Y como puede ser que suceda con Portugal. Lamentablemente, sobre esta cuestión, no tengo buenas noticias. A mi juicio la crisis continuará siendo una triste realidad, con sus altos y sus bajos, durante toda la década. Ojalá me equivoque.

Y pasando a comentar un poco lo que dije sobre España, antes mencionaba los terribles acontecimientos en el Aaiún. Lo destaco porque predije la posibilidad de problemas con Marruecos durante esta década, centrados en el 2012, 2015, y sobre todo el 2020/21. Y señalaba la posibilidad de pequeños problemas también durante el 2010. De lo cual deduzco que, si en el 2010 preveía los problemas más llevaderos... no quiero ni pensar lo que sucederá en las fechas futuras que he señalado. Si estoy en lo cierto, que espero que no.

Pero, como decía al principio, hubo una cuestión en la que mi análisis resultó poco acertado, afortunadamente. Ya que pensé en la posibilidad de un Israel más beligerante, que optase por una guerra abierta contra países como Siria o Irán. Pero por fortuna no ha sido así. De lo cual me alegro profundamente.

Error que espero me ayude a comprender mejor la astrología. Quizás se hace necesario aquí cierta perspectiva histórica, dejar pasar un poco más de tiempo, ya que las tensiones entre Saturno y Plutón van a seguir presentes durante los próximos meses. Creo que habrá que seguir observando la situación, para sacar conclusiones.

Mi grado de aproximación con la realidad, así y todo, pienso que se puede considerar como aceptable. Pero este error demuestra que, a la hora de abordar mis predicciones, deben entenderse con cierta cautela, no soy infalible, cometo equivocaciones en mi interpretación. Como espero equivocarme en mis pronósticos para el próximo año 2011, en cuanto a la posibilidad de alguna epidemia, pandemia, o cuestiones de naturaleza similar

Sin embargo, algunos escépticos suelen argumentarme que este tipo de aciertos son consecuencia del estar bien informado en cuestiones de política y economía. Desde luego, no negaré que suelo ver las noticias, y de vez en cuando leo algún periódico, incluso algún libro de economía o de política. Pero, la verdad, ¿leyendo los periódicos se puede pronosticar el futuro? Pues que fácil es prever el futuro. Por eso los economistas que advirtieron de la crisis se pueden contar con los dedos de una mano. Y por eso, que yo sepa, fui el único en señalar la fecha de octubre de 2008 como el momento en que daría inicio la “Segunda Gran Depresión”.

En fin, me parece un argumento con muy poco peso, y sin ánimo de ofender, simplista. De todas formas, aunque eso fuese así, no creo que sirva para explicar mi acierto en relación a que 2010 iba a ser un año especialmente llamativo en cuanto a volcanes. Quizás es que soy vulcanólogo en mis ratos libres. Por cierto, ¿algún vulcanólogo lo advirtió?

Otro tipo de argumentación, para evitar las desagradables preguntas que nos plantea la astrología, es la de que como pronostiqué tantas cosas, alguna tenía que suceder. La verdad es que me extendí más de la cuenta con el 2010, debido a la paranoia apocalíptica que nos inunda. Pero este año 2011 no van a poder esgrimir ese argumento. Si acierto, no les quedará otra, si no se les ocurre algo más original, que agarrarse al de que fue una simple casualidad. Y seguir evitando así la crisis, me atrevería a decir que a nivel de visión filosófica y espiritual, que supondría aceptar la astrología como un instrumento válido. No les culpo por ello, la verdad.

Para el año 2011 solo voy a dar un pronóstico, y ya ha sido publicado hace meses. Exactamente, el 17 de agosto de 2010. Desde luego, pasarán muchas cosas más. Pero creo que lo más llamativo, para el próximo año, será la aparición de algún tipo de brote epidémico, de pandemia, de enfermedades contagiosas. Quizás el uso de armas bacteriológicas o de agentes químicos en alguna guerra, o incluso en algún atentado. Todo ello son situaciones características de la entrada de Neptuno en Piscis, a lo largo de la historia. Aunque, desde luego, espero que esta vez no sea así. Para más información, puede consultar este link.

Comentar también, sobre el 2011, que las tensiones entre Saturno y Plutón, presentes durante el 2010, se extenderán hasta mediados del próximo año. Por lo tanto, los acontecimientos iniciados en otoño del 2010 prolongarán su influencia durante la primera mitad del año 2011. Y quizás, con un repunte entre finales del 2010 y principios del 2011. Con unas fiestas navideñas que pueden coincidir con un momento tenso.

En la segunda mitad del año 2011, se hará notar la entrada de Neptuno en Piscis. Es decir, la posibilidad que apuntaba de enfermedades contagiosas, como la gripe; o el uso de agentes químicos, de armas bacteriológicas, o incluso de enfermedades, como un arma de guerra más. Un horror del que espero ser testigo tan solo en las películas y novelas de Stephen King.

Pero este artículo quiero centrarlo en otras observaciones. Ahora, por lo visto, hay arqueólogos que afirman que la fecha que dieron los mayas, como fin del ciclo del Quinto Sol e inicio del Sexto, es la de diciembre de 2011, y no la del famoso 2012. Da lo mismo, la histeria colectiva, la ceremonia de la confusión, ya ha sido desatada, y potenciada por un circo mediático al que poco le importan las consecuencias de sus actos, y mucho menos la exactitud de la fecha del calendario maya, con tal de obtener los beneficios económicos que tanto anhelan.

Las películas, documentales y cuartetas, sacan a la luz nuestros ancestrales miedos colectivos, nuestra esencia más primitiva e instintiva. Que el hombre moderno transforma y disfraza mediante impulsos de consumo. Quizás como una forma de evadir sus propios apocalipsis personales, quizás como una forma de justificar sus propios errores. Tranquilizándose así con la idea de que poco importan, cuando es el mundo entero el que se ha equivocado. Pero si, si que importan. Y cuando despierten de su letargo milenarista, tendrán que enfrentarse a sus demonios, una vez más. Pero esta vez habiendo desperdiciado un tiempo precioso. Por lo que algunos, probablemente, puede que ya no sean capaces de soportarlo. Ojalá me equivoque.

Los apocalípticos dicen basarse en la astrología, y la veneran casi como si se tratase de una religión. Afirman que los mayas la utilizaron para pronosticar lo que sus creencias les hacen creer que pronosticaron. Sin embargo, si hay algo que los historiadores saben con certeza, es que el calendario maya no tiene ningún fin. Y si hay algo que la astrología puede afirmar, es que en el 2012 se repetirán los mismos esquemas planetarios que en 1933 o en 1875. Fechas en las que no hubo ningún cataclismo apocalíptico, ningún fin del mundo, ninguna guerra mundial, ninguna invasión extraterrestre, ni nada de lo que dicen, algunos, sucederá en breve. Pero si se dieron una serie de acontecimientos, de los que nadie habla, y que se están repitiendo. Demostrándose así, una vez más, la validez de la astrología, para quien quiera verlo.

Pero lamentablemente, al gran público, esto no le llegará. Tan solo le quedará el runrún de la histeria apocalíptica, y darán por sentado que el error de los apocalípticos fue también el de la astrología, ya que a estos se les llena la boca con términos como “Era de Acuario”, “La Gran Cruz Cósmica”, y cosas similares. Ojalá que el daño que se le está a punto de afligir a la gran desconocida, la astrología, no sea del todo irreversible.

Lo que la astrología nos dice es que, en el 2012, se dará una cuadratura exacta entre Urano y Plutón. La última vez que esto sucedió fue en 1933, coincidiendo con la llegada de Adolf Hitler al poder, tras el incendio del Reichstag (el parlamento alemán), que sirvió como excusa para obligar al Presidente de la República a cederle su cargo a Hitler, que por aquel entonces ocupaba el de Primer Ministro.

Este hecho, desde luego, tuvo una gran trascendencia en la historia humana, en años posteriores. Pero en aquel momento nadie podía imaginar hasta qué punto esto sería así. La vida de las personas no cambió en absoluto, sus rutinas seguían igual, como hasta entonces. Y probablemente, fuera de Alemania, pocos se preocuparon, o incluso se enteraron, de esta circunstancia. Circunstancia para la que un oficinista en Madrid, o un taxista en Nueva York, dudo que le generase una especial inquietud o preocupación. Lo que debía de preocupar al común de los mortales, por aquel entonces, era algo de lo que estoy seguro que le resultará familiar al lector... La crisis económica, que más tarde pasaría a la historia como la “Gran Depresión” de los años 30.

Lo que quiero decir con todo esto es que puede que ocurra algo, en el 2012, que encuentre su verdadera trascendencia años más tarde, probablemente sobre el año 2020, pero que en ese momento, año 2012, no seamos conscientes de ello. Y pase, así, completamente desapercibido. No mereciendo más que un breve titular en los periódicos.

Curiosamente, la cuadratura anterior entre Urano y Plutón, sobre el año 1874, coincide también con el afianzamiento en el poder de uno de los políticos más importantes del siglo XIX, Benjamin Disraeli, Primer Ministro británico, durante el periodo de mayor esplendor de la época victoriana. Que es, a su vez, el momento mas brillante e influyente en la historia del Imperio Británico.

En ambos casos, Hitler y Disraeli, inician sus respectivas carreras políticas coincidiendo con el momento en el que empezaba a formarse la cuadratura Urano-Plutón; llegan al máximo apogeo de sus carreras con la configuración exacta de esta cuadratura; y a su declive, con el declive de la misma. Para, poco tiempo después, encontrar la muerte.

Para quien no lo sepa, comentar que en mi opinión una cuadratura Urano-Plutón empieza a hacerse notar con la tensión Saturno-Plutón que precede a la cuadratura Urano-Plutón a 6° de orbe; llega a su apogeo con la cuadratura exacta; y a su declive con Urano alejándose 6° de Plutón. Finalmente, la tensión posterior entre Saturno y Plutón se traduce en las consecuencias finales de todo este periodo histórico. Pero lo explicaremos de forma más gráfica, para que se entienda mejor...


BENJAMIN DISRAELI Y LA CUADRATURA URANO-PLUTÓN A FINALES DEL SIGLO XIX

1867 1874 1877/78 1880 1884
Sat. opos. Plutón Urano a 7° cuadr. Plutón Urano cuadr. Plutón Urano a 7° cuar. Plutón Sat. conj. Plutón
Nombrado por primera vez Primer Ministro, solo estaría en el cargo durante un año. Año en el que emprendió reformas importantes, ampliando el derecho al voto, y modernizando su partido Vuelve a ser nombrado Primer ministro, y emprende una ambiciosa política de expansión del Imperio Británico. Marcando el momento más destacable de la llamada “Era Victoriana” Logra poner fin a la guerra ruso-otomana, que ponía en peligro la paz, y el equilibrio de poderes, en el viejo continente Pierde las elecciones. Y al año siguiente una bronquitis acabaría con su vida, bajo la conjunción de Júpiter con Plutón Las potencias europeas se reúnen en la “Conferencia de Berlín”, y se reparten el continente africano. Es el fruto a la política llevada a cabo, durante la década anterior, por Benjamin Disraeli

ADOLF HITLER Y LA CUADRATURA URANO-PLUTÓN DE LOS AÑOS 30

1923 1929 1933 1936 1939
Sat. cuadr. Plutón Urano a 7° cuadr. Plutón Urano cuadr. Plutón Urano a 7° cuar. Plutón Sat. cuadr. Plutón
Crisis económica en Alemania que acaba por provocar revueltas y golpes de estado que son sofocados. Entre ellos el protagonizado por un entonces no muy conocido Adolf Hitler Otra crisis económica, esta vez de naturaleza global, vuelve a relanzar la carrera política de Hitler El Presidente Paul Von Hindenburg nombra Canciller a Adolf Hitler, y éste convoca unas elecciones en las que arrasaría, debido a la histeria provocada con el incendio del Reichstag El régimen nazi utiliza las Olimpiadas de Berlín, en aquel año, como arma de propaganda. Alemania se presenta al mundo como una gran potencia Estalla la II Guerra Mundial. Unos años después Hitler se suicidaría en su bunker, junto a Eva Braun. Pero su declive empezó antes, sobre el año 37: Parkinson, trastornos gástricos, diversas adicciones, etc

¿Y qué tiene esto que ver con el momento presente? −pensarán ustedes−. Pues para empezar, en el momento actual, vivimos también bajo la influencia de una cuadratura entre Urano y Plutón. Por tanto, si han prestado atención en mis reflexiones anteriores, comprenderán que en el momento en que la cuadratura entre Urano y Plutón empezaba a formarse debería de haberse iniciado la carrera del político más influyente en la actualidad. ¿Y cuándo sucedió eso? La respuesta es en el 2008, ya que en aquel año Urano se acercaba hasta los 6° de la cuadratura con Plutón. Curiosamente, el mismo año en que el Sr. Barack Obama ganó las elecciones para el cargo de Presidente de los Estados Unidos de América. ¿Una simple casualidad?

¿Lo es también que su posible reelección pueda darse en el año 2012? Precisamente el año en que la cuadratura Urano-Plutón será exacta. Si esto ocurre así, coincidirá con el momento de mayor éxito en su carrera política. Otra casualidad, supongo. Pero creo que también puede resultar interesante ver, de forma más gráfica, todo lo sucedido hasta la fecha, y todo lo que deduzco puede llegar a suceder...


BARACK OBAMA Y LA CUADRATURA URANO-PLUTÓN ACTUAL

2002 2008 2012 2015 2020
Sat. opos. Plutón Urano a 7° cuadr. Plutón Urano cuadr. Plutón Urano a 7° cuar. Plutón Sat. conj. Plutón
Obama se plantea presentar su candidatura al Senado de los Estados Unidos. Candidatura que formalizaría un año más tarde Obama gana las elecciones presidenciales en los inicios de una profunda crisis económica. Convirtiéndose en el primer Presidente de color en la historia de los Estados Unidos de América ¿Es reelegido Presidente para un segundo mandato? ¿Se alcanzan los máximos logros de su carrera política, y a partir de aquí empieza el declive de su figura? ¿Las políticas llevadas a cabo por la Administración Obama, y el final de la crisis económica, que creo pasará a la historia como la “Segunda Gran Depresión”, transforman el mundo actual?

Llegados a este punto, antes de seguir quiero dejar algo bien claro, porque creo que algunos pueden tener la tentación de tergiversar mis argumentos. No estoy comparando a Hitler con Disraeli, o a Hitler con Obama. Estoy intentando hacer ver cómo, unas posiciones planetarias parecidas, coincidieron con la aparición, apogeo y declive, de los políticos más influyentes en esos momentos. Pero cuyas carreras políticas, momento histórico, visiones, ideología, creencias, personalidades, valores, formas de ser, pensar, sentir, etc, no tienen absolutamente nada que ver.

Dicho lo cual, creo interesante abordar ciertos paralelismos que se dan en los 3 casos. Los 3 destacan por la fascinación que despiertan ante el público con su oratoria, pero con discursos muy diferentes, claro está. De hecho, Benjamin Disraeli es también conocido por su faceta como escritor. Los 3 tienen orígenes nacionales, en su familia, distintos a la nación en la que se convierten Presidentes. En el caso de Obama y de Disraeli destacan especialmente sus orígenes multicultarales. No hablaré de Obama porque su historia creo que será de sobra conocida por el lector, pero señalaré los orígenes judeo-sefarditas de Disraeli, cuyos antepasados emigraron a Inglaterra desde Italia, siendo el primer Presidente británico de origen judío. Causando así una expectación parecida a la de Obama, tras convertirse en el primer Presidente de color en los Estados Unidos.

Comentar también otros curiosos paralelismos, como que los 3 tienen que hacer frente a una importante crisis económica. Que los 3 apuestan por, y fomentan, los avances tecnológicos y científicos de su tiempo. Que Disraeli llega al poder en el momento en que el Imperio Británico alcanzaba su máximo apogeo; de manera similar, Hitler llegó al poder coincidiendo con la época dorada de un Berlín que era considerado, en los años 30, como la capital de Europa, atrayendo inversores, artistas, científicos, etc.

¿Estamos, pues, en el momento de mayor apogeo de la influencia norteamericana a nivel mundial, que precederá a su declive, coincidiendo con la presidencia del Sr. Barack Obama? Si es así, considero que será un lento declinar, al estilo del Imperio Británico de Disraeli.

¿Por qué? El momento actual tiene más paralelismos con la cuadratura entre Urano y Plutón del siglo XIX, ya que en ambos casos se produce en la fase creciente del ciclo. Y esto, como ya he señalado en innumerables ocasiones, minimiza los efectos negativos de la cuadratura. Evitándose así la posibilidad de una guerra mundial, o la de un declive dramático del país preponderante en esos momentos. Como digo, lo que interpreto sucederá en esta ocasión es un lento declive de la hegemonía de los Estados Unidos a nivel mundial, que se acrecentará a partir de la oposición Urano-Plutón de mediados de este siglo. Momento en el que, interpreto, veremos ir formándose un nuevo poder dominante, sea este el de uno, o varios países; o el de una o varias grandes empresas.

Señalo esta última posibilidad porque la están apuntando diversos expertos en economía y en política internacional. Aunque esto tampoco tiene porque significar un declive definitivo en la preponderancia de los Estados Unidos. A veces los imperios tardan muchos siglos en caer de forma definitiva.

Pero centrándonos en el futuro inmediato, lo primero que nos sugiere la cuadratura entre Urano y Plutón, al darse de forma exacta, con 0° de orbe, en el famoso año 2012, es la reelección del actual Presidente de los Estados Unidos, el Sr. Barack Obama. A pesar de que las encuestas, en la actualidad, y el resultado de las elecciones legislativas del 2010, señalen lo contrario.

Sin embargo, considero que el momento más difícil de su Presidencia se dará en el año 2015/16, con Urano alejándose a 7° de Plutón. Tras lo cual, y como sucediese con los políticos que ganaron presencia con las anteriores cuadraturas Urano-Plutón, la lógica de mi análisis me lleva a pensar en la posibilidad de un declive que se traducirá, no solo en la pérdida del poder, también en la pérdida de la vitalidad. Pues, como ya hemos visto en los dos casos anteriores, la salud de ambos políticos se resintió considerablemente tras la cuadratura Urano-Plutón a 7° de orbe. En este caso deberíamos suponer, por tanto, bajo el prisma de este análisis astrológico, que la salud del Presidente Obama puede empeorar a partir del año 2015. Es decir, poco tiempo después de concluir su segundo y último mandato. Quizás como consecuencia del stress que puede estar provocándole su cargo. Espero equivocarme, desde luego. Pero llama la atención como en su pelo empiezan a predominar las canas.

No obstante, en la actualidad, los avances en medicina son realmente asombrosos. Y las enfermedades que acosaron a Disraeli y a Hitler, en el pasado, hoy en día hubiesen sido superadas, sin duda.

Pero quisiera concluir este artículo con un toque de esperanza. Los segundos mandatos de los Presidentes influidos por la cuadratura entre Urano y Plutón, durante el pasado, coincidieron con los momentos de mayor apogeo de sus políticas. Que si bien tuvieron una naturaleza expansionista, incluso podríamos decir imperialista, creo que se podría afirmar que coincidieron con situaciones de relativa estabilidad en el orden internacional.

En el caso de Disraeli, siempre he destacado su papel PACIFICADOR en relación con la guerra ruso-otomana, que de no ser por la intervención del Primer Ministro británico, muy posiblemente, hubiese dado como resultado una guerra similar a la Primera Guerra Mundial. Lo cual no quita, insisto, para que Disraeli enviase sus ejércitos a guerras coloniales en Afganistán o en Sudáfrica. Pero cuando se trataba de guerras que amenazaban seriamente la estabilidad mundial, su actitud, como digo, era otra, se afanaba en buscar soluciones para pacificar los conflictos.

El caso de Hitler, desde luego, es diferente. Como la cuadratura Urano-Plutón de Hitler era diferente a la de Disraeli. Con Hitler en el poder, coincidió con la fase menguante del ciclo entre ambos planetas, mientras que en el caso de Disraeli con su fase creciente. Por fortuna, la cuadratura actual se encuentra en la fase creciente de su ciclo. Por eso siempre me he opuesto, y me opondré, a la idea de una guerra mundial en la presente década. Y no me baso tan solo en estos dos casos, como ya expliqué en mi ebook “2012, Una Visión de la Astronomía Maya”, en donde analizo el ciclo Urano-Plutón durante los últimos dos siglos. La conclusión a la que llegue, en el mencionado ensayo, es que nunca se dan las grandes guerras durante la fase creciente del ciclo entre Urano y Plutón. No me cansaré de repetirlo.

Pero volviendo a Hitler, así y todo, consigue afianzarse en el poder a partir de la cuadratura exacta entre Urano y Plutón de 1933. Y hasta 1937, con Urano a 7° de Plutón, es el periodo de mayor “éxito” de sus políticas, ya que creo puede decirse que modernizó Alemania, le dio presencia internacional, y expandió sus fronteras. Pero a partir de 1937 empezó su declive, con el lamentable y horrendo resultado de sobra conocido por todos. Pero, como digo, aquella cuadratura entre Urano y Plutón se encontraba en la fase menguante de su ciclo, que suelen resultar más complicadas de afrontar. Afortunadamente, este no es el caso que nos ocupa en el presente.

Por tanto, la conclusión sería que, el segundo mandato del Presidente Obama, sobre todo entre el 2012 y el 2015, puede coincidir con un momento de mayor estabilidad, en la que logre llevar a cabo sus políticas más ambiciosas. También con un momento en el que se vea obligado a intervenir para pacificar algún conflicto internacional, que pueda amenazar la estabilidad del planeta, como podría ser el caso de Irán-Israel o el de Corea. Sobre Corea, quisiera recordar lo que ya dije el año pasado, que el conflicto coreano podría estallar, realmente, sobre el año 2012. Por supuesto, espero equivocarme. Pero si esto llega a materializarse, no me cabe la menor duda de que será un problema zanjado rápidamente por el Sr. Obama.

Puede, incluso, que sepa hacerle frente a la situación de crisis económica con cierto éxito, hasta el año 2015. Fecha en la que preveo la posibilidad de un nuevo crack que reabra incertidumbres en los mercados. Pero el 2015 se me antoja un tanto lejano. De momento quiero destacar que, ganadas las elecciones del 2012, el Sr. Obama vivirá su época dorada como Presidente, hasta el mencionado 2015. Lo cual sugiere la posibilidad de cierto grado de tranquilidad y estabilidad, a nivel político y económico. Y creo que eso es algo positivo, para todos.